A+ R A-

Diego Simon, con las valijas listas para sumar kilómetros y experiencia en Europa

El atleta de 29 años, durante más de un mes y medio, se entrenará y competirá junto con Marco De Gásperi, seis veces campeón del mundo; "en la Argentina, la mayoría de los corredores más importantes debe competir todos los fines de semana, lo que te limita el techo", se lamenta

Sus rizos rubios suben y bajan las sierras. Él se pierde tras una loma, aunque vuelve a aparecer de inmediato y a gran velocidad. Está atravesando su mejor momento deportivo que lo erigen como uno de los mejores del país en su especialidad. ÉL lo sabe, pero quiere más.

Después de tener un gran 2015, Diego Simon se atrevió a soñar con algo grande. Se imaginó en una gira por Europa, participando de desafíos entre los más importantes corredores de ultra trail. Suiza e Italia estaban en la mira, pero tenía un adversario mucho más complejo que cientos de metros de desnivel. El mismo que sufren casi todos los atletas del país: la falta de recursos.

El año pasado, en su primer viaje al exterior, obtuvo un segundo lugar en el Pacifik Trail de Colombia, escoltando al local William Rodríguez, el mismo que asustó a Kilian Jornet en Suiza al llegar a segundos del español.

Después de charlar con Rodríguez, Diego comenzó a pensar en Sierre Zinal, la mítica carrera suiza de 30 kilómetros que recibe a la elite, también conocida como la carrera de "los cinco cuatromiles".

De a poco, la idea comenzaba a tomar forma, hasta que en 2014 conoció al italiano Marco de Gásperi en el K42 de Villa La Angostura y con quien compartió otras carreras en el sur argentino. En pleno campamento del último Cruce Columbia se dio una charla, natural y distendida. "Deberías correr en Europa, hay muchas carreras con sederos limpios, ideales para correr, y te iría muy bien", le dijo el seis veces campeón del mundo. Esos conceptos hicieron un click en la cabeza del tandilense.

"Se que hablamos de pruebas con mucho desnivel, pero también con escenarios que te permiten correr. Es una experiencia única y la quiero aprovechar", apunta Simon.

Lo cierto es que Gásperi lo terminó invitando a su casa y también lo contactó para correr otra carrera. "Para mí, esto es un lujo", dice con cierta timidez el tandilense. de 29 años.

 

Puesta a punto

Tres días con dobles turnos, entrenamientos en pista y sierras para trabajar las subidas y bajadas técnicas, pasadas intermedias en lomas, gimnasio y sesiones de kinesiología son parte de su preparación para lo que se viene.

Dos carreras en Italia, Fletta Trail (20k en Malonno) y el K42, y la competencia en suiza serán algunas de las pruebas que forjarán la nueva experiencia que vivirá el atleta. "Me van a servir para darme cuenta a nivel mundial de mi nivel", explica, al tiempo que agrega: "En la Argentina, la mayoría de los corredores más importantes debe competir todos los fines de semana, lo que te limita el techo. El rendimiento lo subís con un plan de entrenamiento durante semanas, por eso, de esa manera se produce un desgaste y en nuestro país, hay talentos que terminan perdiéndose".

"Hay muchos atletas que podrían estar a nivel mundial pero carecen de profesores que los orienten para llegar al máximo de nivel", remarca.

 

Una ciudad movilizada

Siete serán las semanas que Diego Simon estará en Europa, que en un principio le parecieron demasiado, principalmente por los costos, pero a medida que se fue conociendo la noticia de su intención de competir en el viejo continente, cada vez fueron más los que se sumaron para colaborar.

"Marco (De Gásperi) me dio una mano grande, y Patagonia Eventos también se apuntó al enterarse de que podía competir. Para ellos es importante que haya un argentino y me dieron muchas facilidades, pero lo cierto es que se fueron dando distintas cosas y todavía no caigo", sostiene con emoción.

En un comienzo estuvo acompañado por su novia Maru Vázquez y su familia, pero de repente todo cambió y cada vez fueron más y más. Los diferentes organizadores de carreras de Tandil se reunieron para apoyarlo, colaborando de diferentes maneras y contactando a empresas locales para que se sumaran a esta cruzada deportiva. Sus sponsors (Salomon y Optitech) también ayudaron, se vendieron remeras con su imagen y diferentes personas aportaron dinero sin conocerlo, simplemente para hacer realidad el viaje.

"Hubo mucho contagio en la gente, no tengo palabras para agradecer, y Charly Centineo -responsable del Cruce de Tandilia- me ayudó mucho también aportando contactos y armando reuniones. Mi grupo de entrenamiento (VO2 MAX) organizó asados y hasta recibí la colaboración de gente de Mar del Plata y Colombia, del Municipio de Tandil, Sierra Activa y de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia", cuenta.

Este miércoles 27 de julio, Simon partirá desde Ezeiza para retornar recién el próximo 15 de septiembre. Diego está listo. Con sus valijas colmadas de sueños.

 

Por Federico Sánchez Parodi

La Nación

Buscar en Entrenados

/